Select Page

La Iniciativa de Illinois Unidos hace un llamado a la manufactura, empaque de alimentos, restaurantes y otras industrias con altas poblaciones de trabajadores Latinos para cumplir con los protocolos y procedimientos de seguridad laboral de COVID-19

Con las continuas quejas de seguridad y el aumento en los casos de COVID-19 en las comunidades latinas, Illinois Unidos urge a las industrias a priorizar la salud y la seguridad de sus trabajadores y cumplir con las normas y regulaciones de seguridad laboral federales y existentes en Illinois contra el COVID-19.

Chicago, IL – Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, los trabajadores esenciales en las industria de procesamiento y fabricación de alimentos han enfrentado la decisión insondable de ir a trabajar y poner en riesgo su salud, o quedarse en su casa y poner en riesgo su trabajo e ingreso. Muchos de estos trabajadores enfrentan condiciones laborales inseguras, intimidación por parte de sus empleadores y ningún beneficio por enfermedad, lo que les impide tomar una decisión segura para ellos y sus familias.

Illinois Unidos (anteriormente, La Iniciativa Latina de Illinois contra el COVID-19) hace un llamado a estas industrias para reevaluar el tratamiento de sus trabajadores y seguir todas las pautas estatales y federales de salud y seguridad en el lugar de trabajo. Illinois Unidos le pide a los funcionarios del gobierno que usen su poder de supervisión para garantizar que los trabajadores de estas industrias estén protegidos, seguros y empoderados para mantenerse saludables a sí mismos, a sus familias y a sus comunidades sin la retribución de su empleador.

“Esencial no significa reemplazable, pero es así como las grandes empresas corporativas han tratado consistentemente a los trabajadores durante la pandemia de coronavirus,” dijo el Congresista Jesús G. “Chuy” García. “Los trabajadores enfrentan la doble carga de hacer su trabajo en estos tiempos de incertidumbre mientras luchan por sus derechos laborales y protecciones. Necesitamos condiciones de trabajo más seguras, especialmente en las industrias donde la salud de los Latinos está desproporcionadamente amenazada y en peligro, como en las de fabricación y procesamiento de alimentos.” 

Nadie debería arriesgar su vida o la de sus seres queridos para poner comida en la mesa o pagar el alquiler, pero durante el COVID-19, muchos en mi distrito están haciendo exactamente eso. Este no es el momento para que los ejecutivos corporativos o los miembros de la junta se hagan más ricos. Al contrario, deben priorizar la salud y la seguridad de nuestros trabajadores, pagarles de manera justa, brindarles la protección adecuada en el trabajo y permitir que los trabajadores negocien sin la amenaza de ser despedidos por exigir condiciones seguras,” dijo el congresista García.

Los latinos constituyen una proporción significativa de la fuerza laboral de procesamiento de alimentos en Illinois. Los datos recientes publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ubican a Illinois en los 6 estados con el número más alto en casos de COVID-19 entre los trabajadores en instalaciones de procesamiento de carne y aves de corral entre Abril y Mayo de 2020 (26), el número total de casos confirmados de COVID-19 entre trabajadores (1,029) y el número total de muertes relacionadas con COVID-19 (10).

En muchos casos, los trabajadores en estas industrias llevan la carga de tener que ser proactivos y buscar hacerse las pruebas para el virus en su propio tiempo, ya que la mayoría carece de acceso a días de enfermedad pagados. La falta de protección y seguridad en el lugar de trabajo coloca a estos empleados en una posición de riesgo y potencialmente peligrosa a contraer el virus. Además, muchos empleadores no notifican a los empleados cuando una persona en la fábrica o en el lugar de trabajo ha dado positivo para el COVID-19. Esto hace que sea casi imposible para los trabajadores saber si han entrado en contacto con alguien infectado con el virus. Esto es sumamente preocupante, ya que los trabajadores no solo están poniendo en riesgo su salud, sino que también están arriesgando el bienestar de sus familias y potencialmente propagando el virus sin saberlo. En resumen, la inacción del empleador y la falta total de protección a los trabajadores está contribuyendo a la propagación continua del virus.

El Centro de Estudios de Migración de Nueva York (CMS) publicó un informe que dice que los inmigrantes comprenden el 20 por ciento de los trabajadores agrícolas, trabajadores de la manufactura y procesamiento de alimentos y bebidas, trabajadores en supermercados  y otras tiendas de alimentos y bebidas. Según el Consejo Estadounidense de Inmigración, México es el país de origen con más del 36 por ciento de los inmigrantes en Illinois. Es imposible negar el impacto negativo masivo que el COVID-19 está teniendo en la comunidad Latinx.

Además, los trabajadores Latinos agrícolas, migrantes o de temporadas, y los paisajistas son extremadamente vulnerables a enfermedades respiratorias como el COVID-19 debido a la naturaleza del trabajo que realizan. La calidad de sus trabajos requiere que trabajen en condiciones climáticas adversas en el medio de los campos, al cosechar y en viveros. Estos trabajadores esenciales tienen las mismas necesidades urgentes de protección durante la crisis de COVID-19 que trabajadores de otras industrias y otras poblaciones vulnerables. Estos grupos de trabajo trabajan muy cerca unos de otros durante períodos prolongados para operar el campo, cosechar, recolectar, transportar el producto y al compartir en áreas comunales (como estaciones de trabajo, salas de descanso, transporte colectivo y vivienda).

Dicha exposición continua aumenta la transmisibilidad de COVID-19 cuando están en contacto con compañeros de trabajo infectados. La exposición al virus en estos grupos ocurre principalmente por gotitas respiratorias de persona a persona. Otras formas de contagio en estos grupos son similares a los lugares de trabajo de empacado y producción de carne: superficies o fomites contaminados, herramientas compartidas, equipos, servicios públicos en el espacio de trabajo y el acceso deficiente al agua limpia con fines de higiene durante todo el día. Sin embargo, una forma distintiva de transmisibilidad del virus en estos grupos se ha atribuido a los trabajadores migrantes cuando se trasladan de una granja a otra, propagando el virus entre las comunidades. Al igual que otras industrias donde los Latinos están altamente representados, los empleadores que no protegen a sus trabajadores están arriesgando a la comunidad en general a exponerse a una mayor propagación del virus.

A finales de Mayo, la Asamblea General de Illinois aprobó una legislación que aumentaría el acceso a los beneficios de compensación para aquellos trabajadores que fueran considerados “esenciales.” Pero aun con estas protecciones adicionales, los trabajadores en las industrias de procesamiento y empaque de alimentos, y los de fabricación y confección, enfrentan una batalla cuesta arriba por parte de sus empleadores. Muchos empleadores continuamente fallan en brindar el equipo de protección personal (EPP) adecuado y reforzar las pautas de distanciamiento social requeridos para evitar infectarse con el virus, presionando a sus empleados a que permanezcan en condiciones de trabajo riesgosas, según informes de centros de trabajadores Arise Chicago. Muchos empleadores no están proporcionando soluciones para combatir el virus; en muchos casos estas industrias son el problema.

“Los espacios hacinados y con ventilación inadecuada, como son los espacios donde trabajan los latinos en gran medida, aumenta el riesgo de contacto prolongado con personas infectadas sin saberlo”, dijo la Dra. Marina Del Ríos, médico de emergencias y miembro de la iniciativa. “Los entornos de contacto cercano facilitan la transmisión de un pequeño número de casos a muchas otras personas, especialmente si no se realiza la higiene de manos adecuada, no se utilizan las mascarillas o caretas y donde no se respeta el distanciamiento físico. A medida que vemos más brotes de COVID-19 relacionados con actividades en interiores, existe una creciente preocupación que la transmisión en aerosoles sea posible, lo que aumenta la importancia de reducir la cantidad de tiempo que se pasa en espacios interiores hacinados, en mantener el distanciamiento físico y en utilizar el EPP como las máscaras.”

Jorge Mújica, organizador de campañas estratégicas en la organización miembro de Illinois Unidos, Arise Chicago declaró: “¿Por qué continúa creciendo el número de infecciones por el COVID-19 en la comunidad latina? Porque los latinos trabajan desproporcionadamente en empleos inseguros y de bajos ingresos. Ya, de por sí, estos trabajos eran inseguros antes de la pandemia. Ahora son peligrosos e incluso mortales. Los malos empleadores no están protegiendo la vida de sus trabajadores. Punto. Y es por eso que la pandemia sigue propagándose. Los malos empleadores deben rendir cuentas.”

Cuando se le preguntó cómo se ve el terreno, Mújica dijo: “Recibimos noticias de más de 160 trabajadores cada semana en Arise Chicago; más de 25 por semana antes de la pandemia, principalmente todos los inmigrantes latinos que tienen miedo de ir a trabajar, pero que no pueden permitirse el lujo de no trabajar. Los malos empleadores que no protegían la salud de sus empleados antes de la pandemia no han mejorado, incluso cuando la vida de los trabajadores está en juego. Si los empleadores no implementan completamente protocolos y precauciones para crear lugares de trabajo seguros, alentamos a los trabajadores a que luchen por sus vidas.”

La Iniciativa ha identificado los siguientes pasos urgentes y pide a los líderes de la industria y al gobierno que tomen acción:

  1. Pruebas de Detección para Empleados, Prácticas de Seguridad y Seguimiento
    1. Solicitar a los empleadores que realicen pruebas en cada respectivo lugar de trabajo o que se asocien con un sitio de pruebas específico para acelerar detección del COVID-19 y evitar la propagación,.
    2. Agregar datos del lugar de trabajo en todos los sitios de prueba de Covid-19 para identificar lugares de trabajo problemáticos, rastrear tendencias de positividad específicas de la industria y evitar la propagación en estos lugares de trabajo e industrias.
  2. Apoyo de Salud y Servicios Sociales
    1. Conectar a los empleados con centros de salud o clínicas de atención primaria basados ​​en la comunidad y con organizaciones de servicios sociales para apoyar a las personas y familias que necesitan servicios para acceder a estos recursos durante la pandemia.
  3. Pautas e Informes de Seguridad del Empleador
    1. Continuar exigiendo pautas estrictas de salud y seguridad en el lugar de trabajo y solicite a las entidades gubernamentales apropiadas que multen a los empleadores si no se siguen las pautas al pie de la letra.
    2. Exigir a todos los empleadores que proporcionen a los empleados EPP, estaciones para el lavado de manos en el trabajo y espacios de trabajo adecuados que permitan y promuevan el distanciamiento físico.
    3. Establecer prácticas adecuadas de limpieza personal y de limpieza y desinfección de todos los espacios y superficies de trabajo así como equipos compartidos.
    4. Solicitar a los empleadores que informen a TODOS sus empleados y a los departamentos de salud locales de cualquier caso de COVID-19 identificado en su espacio de trabajo no más tarde de 24 horas después de descubrirlos para detener la propagación a la comunidad.
    5. Requerir que los lugares de trabajo cierren por 14 días, con pago, después de cualquier caso reportado para que los trabajadores se puedan poner en cuarentena y prevenir la propagación del virus.
    6. Proporcionar a los empleados y publicar visiblemente información sobre las prácticas de seguridad, los recursos y los servicios de soporte de COVID-19.
  4. Servicios y Prácticas de Capacitación
    1. Requerir capacitación obligatoria sobre la prevención de la infección por COVID-19 para todos los empleados y sus empleadores.
    2. Requerir capacitación a los gerentes y supervisores para identificar y abordar los síntomas de estrés mental, ofreciendo listas de recursos a sus empleados.
  5. Servicios y Prácticas de Capacitación Estatales y Municipales
    1. Asegurar que todos los niveles de los departamentos de salud pública tengan la autoridad de cerrar lugares de trabajo y multar a los empleadores que no sigan las pautas. De la misma manera que la alcaldesa Lori Lightfoot ha cerrado bares y restaurantes llenos de gente, así también las agencias de la ciudad / condado / estado, incluidos los departamentos de salud pública, deben poder cerrar cualquier lugar de trabajo que ponga en peligro vidas.
    2. Asegurar que las políticas y acciones de prevención y mitigación, como los cierres comerciales requeridos o los límites en el número de personas en un espacio dado, incluyan un enfoque en los trabajadores, no solo en los clientes.
    3. Proporcionar a los empleados que den positivo for COVID19 un permiso de ausencia remunerado para asilarse, recibir atención médica y recuperarse.
    4. Garantizar la protección de los denunciantes y de cualquier trabajador que informe condiciones inseguras; y multar a los empleadores que toman represalias contra los trabajadores que informan condiciones inseguras o que solicitan EPP o cualquier otra mejora para proteger la salud de los trabajadores.
  6. Abogacía
    1. Crear un grupo de trabajo a nivel estatal para abordar las necesidades de los trabajadores durante la pandemia de COVID-19.

La Iniciativa de Illinois Unidos es un consorcio de más de 50 funcionarios latinos elegidos y nombrados, junto con profesionales de la salud y representantes de profesionales y organizaciones comunitarias. La iniciativa tiene como objetivo presentar una voz unida para detener la propagación de COVID-19 en nuestras comunidades al tiempo que aborda los problemas de salud pública relacionados y el impacto económico devastador de COVID-19.

La Iniciativa, como grupo, ha seguido expandiéndose y ha establecido un sitio web bilingüe (español) IllinoisUnidos.com para compartir nuestro trabajo y los recursos relacionados con COVID-19 con el público, en particular, la comunidad Latinx.

Por favor comuníquese con Xavier Nogueras -info@bocamediagroup.com o Cesar Rolon – crolon@imagenconsultants.com para obtener más información o entrevistar a los participantes, incluidos expertos en salud / funcionarios electos / partes interesadas de la comunidad.